febrero 12, 2023

Guillermo Lopez

La Montaña Rusa Monetaria Y Su Efecto En Los Bienes Raíces

El colapso de un indicador que no caía desde hace 90 años hace saltar las alarmas en la economía de EEUU. Una semana después de estar hablando de una suba a los intereses una vez más por parte de la Reserva Federal, sale a la luz esta información que puso muy nerviosos a los mercados bursátiles con grandes caídas la semana pasada.

Estamos presenciando movimientos drásticos que tendrán su impacto en la economía real y seguramente en los mercados. Con la crisis del COVID, la Reserva Federal y el Gobierno de EEUU pusieron en marcha políticas expansivas (monetarias y fiscales) sin precedentes en la historia. La Fed disparó la base monetaria y el Gobierno, a través del gasto público, impulsó el resto de los agregados monetarios. Esto tuvo su reflejo en el gasto agregado de la economía y, finalmente, en la inflación (la demanda creció más deprisa que la oferta). Ahora, tras el desastre inflacionario, la Fed está desmantelando todo su arsenal monetario, mientras que el Gobierno ha rebajado el tono expansivo de sus políticas. El resultado es que el agregado monetario M2 ha caído por primera vez desde la Gran Depresión en EEUU, lo que puede ser la antesala de una recesión (algo negativo), pero también del principio del fin de la alta inflación (algo positivo).

Para entender lo que es el agregado monetario M2, este consiste de el equivalente a los billetes y monedas en circulación, las reservas bancarias, los depósitos a la vista, depósitos de ahorro, depósitos a corto plazo de menos de 100.000 dólares y las participaciones en los fondos de inversión monetarios, que son los fondos más líquidos que hay. Pues bien, el agregado M2 ha caído hasta los 21,207 billones de dólares en diciembre de 2022, desde los máximos de 21,740 billones de marzo de 2022 y los 21,489 billones de diciembre de 2021. Este agregado ha sufrido la primera caída interanual desde la Gran Depresión (1929).

La caída de la oferta monetaria está contribuyendo a la desaceleración de la inflación, ya que hay menos liquidez en la economía para gastar en bienes y servicios, lo que reduce el desequilibrio entre la oferta y la demanda que ayudó a impulsar la inflación. Algunos economistas temen que este tipo de movimiento de desaceleración solo se ven en las recesiones, pero algunos altos miembros de la Fed ven esta caída como buenas noticias para la economía al presagiar un descenso de la inflación que permitiría a la Fed pilotar un aterrizaje suave. Con la caída del M2 la economía sin duda estaría creciendo a un ritmo mas lento que en 2021 y 2022, la cuestión es si ese descenso del crecimiento terminará en un accidente (recesión) o en un aterrizaje suave (evitando que el PIB se contraiga).

En cualquier escenario, a los inversionistas se les abre una puerta de oportunidad para poder ayudar a muchas personas que de una forma u otra se verán afectados por esta caída y sus efectos en los mercados. Prepararse y educarse sobre nuevas formas de agregar valor y ser la solución a situaciones complejas en este 2023 es nuestro compromiso y a la vez nuestro deber. El evaluar las estrategias de buy and hold serán seguramente las más propicias y las más adecuadas. Mientras tanto seguiremos monitoreando las nuevas noticias que nos regalan las organizaciones gubernamentales en su lucha por controlar la inflación y enderezar el barco de la economía.

Seamos parte de la solución y agreguemos valor, no hay fórmulas mágicas!!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos